Negocios online: no tan bonitos como los pintan

No es una guía, es una dosis de realidad

Aún recuerdo como si fuera ayer cuando trabajaba para una ingeniería de las grandes... cuando despotricaba durante la hora de la comida con mis compañeros de trabajo sobre política, sobre los jefes, sobre otros compañeros, sobre los clientes sobre lo mal que se hacían las cosas, compañeros de trabajo que dejaron la empresa y a los que le iba genial...

Pero el tema más recurrente era sobre ideas que pudieran sacarnos de nuestra "miseria". Poder trabajar para nosotros mismos, tener las riendas de nuestras vidas y obtener lo que realmente nos merecíamos.

troll face




Esta idea obsesiva de trabajar para uno mismo era compartida por uno de mis hermanos, con el que compartía una hoja de cálculo con todas las ideas que se nos ocurrían para analizar su potencial.

Un día se nos presentó la oportunidad y nos tiramos de cabeza a ella: así nació Reketec. 

"Con los precios que tenemos, nos comemos el mercado"

Le dimos mil vueltas y tras infinidad de horas y noches sin sueño... todo apuntaba a lo mismo, la oportunidad que tanto tiempo llevábamos buscando estaba ahí, al alcance de nuestras manos. Todo parecía pan comido.

No nos malinterpretéis, sabíamos desde el principio que íbamos a tener que trabajar duro y que no se nos iba a regalar nada. De hecho nos equivocamos muchas veces (y las que nos aún nos quedan), pero  siempre nos hemos tomado los errores como parte del aprendizaje, eso sí, jamás hubiéramos esperado lo que vino.

Esta entrada va por todos aquellos que estáis hartos de vuestro trabajo y pensáis en emprender con un negocio online, no os queremos quitar las ganas, si no daros una dosis de realidad, que es mucho más de lo que se ve por ahí.

SEO - ¡Hola Google, estoy aquí! ¿quieres ser mi amigo?

SEO es aparecer en los primeros resultados de Google cuando alguien busca algo. Hay más motores de búsqueda como duckduckgo.comwww.bing.comwww.ecosia.org, etc. Pero Google tiene el monopolio de las búsquedas online.

Esto es algo que puede ser bastante demencial. Se supone que Google muestra los mejores resultados para tu búsqueda, la realidad es que Google valora si una página es buena o no en función a un algoritmo, que está muy lejos de ser perfecto.

Google lo que dice es que deberías tener contenido de calidad, estructurado, que los usuarios que entren a tu web tengan una buena experiencia usuario, etc. Pero dado que esto está basado en este algoritmo imperfecto hay muchos que le encuentran los puntos débiles y los explotan.

Por ejemplo, en Estados Unidos se han hecho pruebas en las que se ha conseguido rankear en las primeras posiciones en latín para búsquedas en inglés. ¿Cómo puede ser posible?

Si tu competencia tiene dinero es muy posible que haya pagado a algún periódico digital para hacer un ártículo sobre ellos y conseguir un link a su página. Google se supone que penaliza este tipo de comportamientos, pero la realidad es que en ese caso ve que un periódico habla de ti y llega a la conclusión de que tu contenido debe ser importante, por lo que mejorará el SEO. Cuando no sabes esto piensas:

"Oh qué empresa más innovadora que consiguen que los periódicos hablen sobre ellos".

Ahora piensas:

"Vaya, han comprado otro link a un periódico, y Google sigue sin darse cuenta..."

Hay un sin fín de prácticas contrarias a las directrices de Google y supuestamente penalizadas. Pero la realidad es que tu competencia las usa y obtiene mejores resultados. Por lo que al final te planteas si debes adoptar una estrategia de alto riesgo, cortoplacista y cara o quieres apostar por tu negocio a la larga y esperar que Google se de cuenta de que existes y ofreces calidad.

No se trata de una meritocracia, se trata de la lucha de David contra Goliat. El dinero puede pagar equipos enteros poniendo en práctica técnicas supuestamente penalizadas por Google y como poco moralmente debatibles con las que será muy complicado competir. Equipos enteros que con cada cambio del algoritmo de Google aplicarán los nuevos "trucos", porque total sólo es cuestión de dinero y lo tienen. El SEO que te dice Google no puede competir contra esto.

Por lo tanto, si pensabas que lo que muestra Google lo primero es lo mejor, piénsalo otra vez.

Internet es el Salvaje Oeste

Internet, ese lugar de las nuevas oportunidades... pero ándate con cuidado. Prepárate para vértelas con los nuevos vándalos digitales: los vendehumos y sus equipos de secuaces.

Las empresas que dan servicios relacionados han aparecido como las setas: equipos legales, gestorías, Google Ads, SEO, diseño web... todos estos temas tienen mucha miga por si solos, y todos tienen sus correspondientes "gurús". Cuanto más desconocido sea para ti, más posibilidades habrá de que los precios que te oferten sean desorbitados o que su trabajo no tenga la calidad necesaria.

En ocasiones puedes incurrir en un uso poco eficiente de tu dinero, o puedes acabar siendo penalizado por Google porque la agencia que has contratado para que te haga SEO ha decidido utilizar técnicas penalizadas por Google. O te han bloqueado Instagram por que han utilizado un bot para gestionar tu cuenta... o quien sabe con todas esas técnicas resulta que todo te va fenomenal. Eres tú quien debe valorar los riesgos a tomar y la estrategia que quieres seguir.

Cada vez que...

  • Entres en una página en la que ofrecen algo y el texto es básicamente "No hago nada y me llueve el dinero, ¿a qué esperas?" (Muy parecido al discurso de los anuncios de pérdida de peso).

  • La página tenga fotos de los supuestos gurús con fotos mirando al infinito con una sonrisa "franca" y enorme, digna del mejor anuncio de pasta de dientes.

  • Te cuentan una historia del tipo: "Yo antes era como tú, estaba preocupado/triste... hasta que un día...". Una historia con la que no puedes no empatizar, por que es como los horóscopos, que todos hablan de ti.

... Desconfía. Lo que te están vendiendo son ilusiones, no soluciones. Y a ellos les va tan bien porque vender ilusiones es un negocio que renta.

La única forma de prepararse es armarse de conocimiento, el conocimiento es poder. Si sabes inglés, aprenderás mucho más sin gastarte nada. Da por hecho que tendrás que aprender cosas nuevas casi todos los días... y si no te ves incapaz, rodéate de gente de la que te puedas fiar y en la que te puedas apoyar.


Anuncios

Otra forma de aparecer en los primeros resultados es sencillamente pagando por ello.

Es el caso de Google Ads, cada vez que alguien realiza una query (búsqueda) en Google con determinadas keywords (palabras clave), se realiza una subasta automática entre los anunciantes que pujan por esas keywords.

La calidad del anuncio, la relevancia de la landing (página de destino), el comportamiento del usuario en tu landing... junto con la cantidad que cada anunciante está dispuesto a pagar determinan las diferentes posiciones del anuncio.

Adhawk tiene una buena infografía al respecto:

Google Ads infografía


Es sin duda algo que puede dar resultados inmediatos, pero supondrá un coste importante que repercutirá en el margen de beneficio y por lo tanto será limitado. Tampoco te interesará pujar como un loco y hacer que se convierta en una guerra de pujas contra los más grandes.

Google Ads aunque útil, es una herramienta compleja con mucho margen de optimización. Si quieres aprender y gestionarlo tú mismo tendrás mucho que estudiar ya que las compañías grandes tienen equipos enteros sólo para esto.

Para que te hagas una idea: tiendas relativamente pequeñas, esas que te aparecen de vez en cuando en el buscador, pero que solo pincharás en ellas sin querer, llegan a gastarse auténticos dinerales para conseguir clientes. Hablamos de tiendas que nunca llegarás a ver y que se gastan más de 20.000 euros al mes en Google Ads, más un equipo de personas dedicado que afinan y mejoran los resultados continuamente.

Pero hay más formas de anunciarse, Adsense, Youtube, etc. Cada uno requerirá de un conocimiento experto para obtener resultados, Google Ads sólo era un ejemplo. En el caso de que tu margen de venta no te permita este tipo de soluciones, entonces sólo te quedará el SEO (sorry!).

La gente va a desconfiar de tu negocio

Consigues que tu página funcione perfectamente y haga todo lo que querías y más... ¿por qué no ves resultados?

Acabas de llegar y probablemente haya mucha más gente que se dedique a hacer lo que tu ya haces. Eres desconocido y  la gente no sabe quien eres, no confía. Como ejemplo, nosotros en un foro hemos sido acusados de tener la empresa basada en un paraíso fiscal... y es que la gente tiene mucha imaginación.

En nuestro caso, una de las maneras de atraer más gente es poniendo los precios más bajos. Si la gente no se fía de tu negocio, al menos puedes ofrecer algo que el resto no. Alguno se acabará atreviendo y una vez que vean que todo ha ido bien puede que tengas suerte y te dejen una opinión o hablen de ti. Ese es el comienzo.

Lo siento, internet está roto

Internet... ese maravilloso mundo caracterizado por la libertad de expresión, los foros, las oportunidades... el lugar donde los sueños son posibles... también el lugar donde:

Después de llevar un tiempo en este mundo empiezas a ver todo con otros ojos, todo lo mueve el dinero, y no quiero poner links a ejemplos porque es mejor no crear enemigos.

Bueno no todo todo está roto. Algunos aún creemos en los negocios honestos. Es el caso por ejemplo del equipo de www.wikiversus.com a quienes tenemos la suerte de conocer ya desde la universidad. Realizan análisis honestos en base a un negocio de afiliación.

¿Está todo perdido?

No.

Tras mucho trabajo, tras muchas decepciones y tirones de pelos, puede que seas de los afortunados que lo puedas contar, muchos esperamos que poco a poco la gente te vaya conociendo, que Google cada vez sea más inmune a los "trucos" y sepa valorar el trabajo bien hecho.

Aún sigue habiendo oportunidades, pero hay tanto escrito sobre "gente ganando sueldos de 5000€ al mes trabajando 5 horas semanales" que verdaderamente se tiene una idea distorsionada de la realidad.

Esperamos que con esta entrada tengas una idea más realista y estés mejor preparado para lo que te espera.

Comparte en redes sociales