RAID, ECC, 4K, PFC (Capítulo I)

Primera entrega

Al final de nuestro último post que trataba sobre la selección de componentes para una workstation ya os confesamos que habíamos abusado de algún tecnicismo y que haríamos un post aclaratorio. Como lo prometido es deuda, aquí estamos. Nos gusta que nuestros posts sean veraces y útiles, pero también que cualquiera pueda leerlos sin perderse debido al exceso de jerga.

En el citado post dejamos caer unos cuantos términos que vamos a aclarar. Iremos por partes y sin mezclar.

Objetivo: cero lectores espantados.

Memoria ECC

          El RAID de discos

          A la hora de montar varios discos en una máquina existen varias opciones de cómo se hace esto. Lo más habitual es disponerlos individual y diferenciadamente. Así por ejemplo en el caso de dos discos en el sistema operativo tendremos el típico disco C: y otro disco D:, esto es, dos discos independientes. Pero esto no tiene que ser así siempre y precisamente RAID viene a definir las demás posibilidades. RAID son las siglas de 'Redundant Array of Independent Disks' o sea 'grupo redundante de discos independientes' o sea 'discos en grupo'. Vamos a ver los tipos de RAID más habituales:
          JBOD

          JBOD

          No es un RAID, pero al ser una asociación de discos lo vamos a explicar también. Un JBOD consiste en unir dos o más discos y mostrarlos como uno sólo. Ese disco resultante además se puede particionar en volúmenes que no necesariamente coincidan en tamaño con los discos originales. Un JBOD de un disco de 1TB y otro de 3TB resultaría en un volumen de 4TB que podríamos organizar a nuestro gusto. En el dibujo vemos como tres discos 0, 1 y 2 tienen los datos A1, A2, ..., A84 repartidos entre ellos.

          RAID 0

          Dos o más discos se combinan y la información se parte y se escribe repartida en todos los discos. De esta manera la velocidad del conjunto es muy alta dado que la información puede partirse en dos trozos (en el caso de dos discos) y escribir cada trozo en uno de los discos del RAID 0 simultáneamente. Cabe notar que si uno de los discos se rompiera perderíamos toda la información de todos los discos, ya que cada disco contiene sólo fragmentos de información. Para montar un RAID 0 se recomienda usar discos de igual capacidad, siendo el volumen total disponible igual a la capacidad de uno de los discos (o del menor si son diferentes). Dos discos de 2TB en RAID 0 dan lugar a un volumen de 4TB.

          RAID 0
          RAID 1

          RAID 1

          Dos o más discos se disponen en 'espejo', esto significa que los datos a escribir se disponen en todos los discos a la vez, obteniendo así copias idénticas de los mismos. Esto no supone ganancia alguna en velocidad, sin embargo si alguno de los discos se rompe no perderás nada de información al estar ésta copiada en su totalidad en todos los discos. Dos discos de 2TB en RAID 1 dan lugar a un volumen de 2TB.

                  RAID 0+1

                  Como ya puedes imaginar un RAID 0+1 consiste en montar dos RAID 0 y asociarlos entre sí según una estructura RAID 1. De esta manera tendremos los beneficios de ambos tipos de RAID aunque por supuesto necesitamos un mínimo de cuatro discos para ello. Cuatro discos de 2TB en RAID 0+1 dan lugar a un volumen de 4TB (con la velocidad del RAID 0 y la tolerancia a fallos del RAID 1).

                  RAID 0+1
                      Realmente existen bastantes más tipos de RAID (2,3,4,5,6...) aunque los citados arriba son los más usados en entornos domésticos o semi-profesionales. Con este breve artículo esperamos haber aclarado un poco lo que son los sistemas RAID. En próximas entregas hablaremos de la memoria RAM ECC, el 4K o los PFC.

                      Algunas imágenes de este post han sido sacadas de: https://www.wikipedia.org/.

                                            Product Slider

                                                      Comparte en redes sociales